Pasión por Cádiz

Mi foto
Cádiz, Andalucía, Spain
"Ab origene one semper fidelis, in perpetuam, semper et ubiquem Gades. Qui poters capere, capiat"

domingo, 6 de marzo de 2011

Las casas señoriales de Cádiz





Muchas de las casas del casco antiguo gaditano, sobre todo las que están en la zona de Pelota, Compañía, Columela, Ancha, San Francisco, San Antonio, Alameda, barrio de San Carlos…. fueron edificadas en su mayoría en en los siglos XVII y XVIII por navieros, consignatarios, marinos de alto rango, etc., que luego llevaban los planos donde la línea de su barco rendía viaje, generalmente Cuba, Argentina, Uruguay… y construían una gemela para cuando iban por allí no extrañaran nada de lo que habían dejado en Cádiz, de ahí el dicho de "La Habana es Cádiz, Cádiz es La Habana".

El diseño de la casa tiene un denominador común:  La planta baja como almacén y despacho, tiene ventanas y puerta de carros o cuadra.  El patio no era lugar de recreo sino de trabajo, y era completamente diferente a los sevillanos o cordobeses por poner un ejemplo, además algunos tenian "accesorias" que eran continuaciones del patio aunque estaban cubiertas, era donde se guardaban las mercancias mas valiosas.

Habia casas que tenian dos patios, el que estaba más cercano a la calle era generalmente más amplio y era donde se recibian a las visitas de trabajo, el más alejado de la calle se dedicaba al cien por cien al trabajo, almacenaje y no era accesible al público.

Cuando las casas disponian de una entreplanta,  se ubicaban en ellas las dependencias administrativas tales como las oficinas, archivos, despachos, etc,. generalmente enrejadas porque era donde se guardaba el dinero y la documentación importante, incluso habia comerciantes que necesitaban que algunos de sus empleados viviesen en su finca por lo que era ese lugar donde tenian sus aposentos privados.

La primera planta es la zona noble (los mejores balcones están ahí); también sus techos son más altos para colgar grandes lámparas o cortinajes, habitaciones espaciosas cuyas ventanas sin rejas daban a la calle o a los patios interiores para aprovechar la luz natural.  Las puertas eran de madera o cristal y los muebles de la mejor calidad, es obvio que esta era la planta dedicada a la vivienda principal.  Como último dato, decir que los cierros en los balcones no llegaron hasta el siglo XIX. 

La segunda planta, y tercera si existia, estaba dedicada a la servidumbre, que era donde habitaban, con techos más bajos,  balcones mas modestos o sólo con ventanas.    La decoración era más austera aunque también mantenian la prestancia del resto de la casa ya que iba heredando los muebles de la planta noble.

En la azotea estaba el lavadero, la zona para tender la ropa, las tomas de agua de lluvia que la canalizaban a los aljibes y por supuesto la torre mirador, donde se contrataba un vigía cuando se calculaba que la nave estaba a punto de llegar a puerto, hay que tener en cuenta que en aquella época no había radio ni nada parecido.   Cuando el barco aparecía en el horizonte izaba un gallardete, o la bandera de la compañía para que al vigía le resultase fácil identificarlo, de esa manera daba tiempo suficiente para llegar al puerto y preparar todo lo necesario para cuando el barco atracase (personal de descarga, documentaciones, lugar de atraque, etc).

La forja de los balcones también tiene unas características propias: Cada casa tiene un diseño exclusivo, barrotes con grecas, con flores, algún que otro escudo, y otros dibujos diversos,  no hay dos iguales, además, en la inmensa mayoría, los balcones tienen el llamado "pecho de paloma" que no es más que una curvatura en la zona baja y que servía para comodidad de las señoras de la casa, cuando se asomaban, la parte baja del vestido entraba en ese hueco y no rozaba con el metal evitando el deterioro de la prenda y sobre todo que no se levantase hacia atrás si el vestido estaba almidonado o tenía enaguas o bajofalda dejando así al descubierto por detrás "partes púdicas", además el balcón cumplia otra función adicional: En él se colocaban las colgaduras, generalmente colchas, y algún que otro "repostero" corporativo, en las grandes festividades y conmemoraciones.

Algunas tienen unas forjas muy modestas a pesar del señorío de la fachada, y tiene una explicación: Cuando el asedio napoleónico se edificó el Fuerte de Cortadura, y, como con la marea vacía los invasores podrían entrar por la arena, muchos gaditanos desmontaros sus forjas para clavarla en la arena de Cortadura creando así una barricada inexpugnable, luego, cuando repusieron, muchos de ellos no tuvieron demasiada capacidad económica para colocarlas parecidas o bien prefirieron hacerlas sencillas para colocarlas cuanto antes.

1 comentario:

  1. Totalmente parecida a su hermana Genova Cadiz tiene las mismas calle estrechas y palacios. Ls casaspuerta de Cadiz son iguales a las de Genova mismo marmol mismos suelos. Conozco las dos ciudades y es impresionante entrar en un palacio de Genova y reconcer Cadiz y entrar en un portal de Cadiz y ver Genova. Tambien las escaleras. La gastronomia lo mismo, el uso del harina de garbanzos, el pescado frito y la panissa. Un beso a Cadiz y otro a Genova

    ResponderEliminar